Cuando se produce un accidente laboral y va acompañado de una falta de medidas de seguridad, puede dar lugar a que el empresario deba asumir la responsabilidad civil por accidente de trabajo, pagando al trabajador una indemnización por daños y perjuicios.

 

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales prevé la obligación del empresario de velar por la salud e integridad de sus trabajadores, proporcionándoles una protección eficaz frente a los riegos laborales. El incumplimiento de dicha obligación puede dar lugar a diversos tipos de responsabilidades:

  • Responsabilidad administrativa, con la imposición de las sanciones (multas de la Inspección de trabajo) previstas por los incumplimientos de la normativa en materia de protección de riesgos laborales. Estas NO son asegurables.
  • Responsabilidad penal, cuando la conducta del empresario supone la comisión de un delito contra la seguridad de los trabajadores. Estas NO son asegurables.
  • Recargo de prestaciones: supone el incremento de las prestaciones de Seguridad Social que percibe el trabajador a raíz del accidente de trabajo, cuando este accidente es por causa en un incumplimiento de la normativa en materia de riesgos laborales y hay consecuencias graves. Estas NO son asegurables.
  • Responsabilidad civil, que supone la obligación del empresario de resarcir al trabajador con una indemnización por los daños y perjuicios causados como consecuencia del accidente de trabajo. Esta SÍ es asegurable.

 

Lo primero que debemos de tener claro es la distinción entre un seguro de CONVENIO y un seguro de responsabilidad civil por accidente (también llamado “patronal”).

El seguro de accidentes de convenio tiene unas coberturas (muerte por accidente laboral, por accidente no laboral, por enfermedad laboral, por enfermedad común, invalidez, etc) y capitales (47.000 €, 1.800 €, etc) que marca el convenio al que pertenezca la empresa. Es un seguro que indemniza una cantidad determinada al beneficiario si el accidente existe, sin buscar responsables.

La cobertura de responsabilidad civil patronal, cubre a la empresa frente a las reclamaciones que un empleado le haga por accidentes de trabajo.

Pongamos un ejemplo para que se vea más claro. Un trabajador de la construcción, tiene un accidente laboral y fallece. El seguro de accidentes de convenio indemnizará a los beneficiarios de la póliza (familiares) con 47.000 €, que es el capital que marca el convenio de la construcción de ámbito nacional. Hasta ahí la acción del seguro de accidentes.

Pero los familiares de la víctima entienden que no se mantenían las condiciones legales mínimas de seguridad en la obra y, debido a ello, el trabajador falleció. Deciden interponer una demanda por responsabilidad civil contra la empresa. Será el juez el que determine si la empresa tuvo una negligencia que causó el deceso y determinará la cantidad con la que se tiene que indemnizar a los familiares en el caso de que sí exista negligencia la fijación de la indemnización es facultad discrecional del Juez, se suele acudir por analogía al baremo existente para los accidentes de tráfico.

La cobertura de responsabilidad civil patronal, defiende a la empresa e indemniza hasta el límite que se indique en la póliza frente a esta reclamación judicial, normalmente hasta 150.000 € por víctima y anualidad pero se dan casos que se infra-cotiza y luego hay sorpresas).

Es decir, que podríamos resumir que para el pago de una indemnización a través del seguro de accidentes del CONVENIO no se buscan responsabilidades, sino que se mide el alcance y las secuelas del accidente. Sin embargo, para el pago de una indemnización a través de la cobertura de responsabilidad civil patronal, es condición necesaria que una sentencia firme dicte la responsabilidad de la empresa en los hechos.

Por último, también debe tenerse en cuenta que el plazo de prescripción para la reclamación de la indemnización por daños y perjuicios derivados de un accidente de trabajo será de un año desde la estabilización de las lesiones.

 

¿En qué casos nos pueden exigir la Responsabilidad Civil por accidente?

 

Por lo que se refiere a la responsabilidad civil, cuando el accidente de trabajo es ocasionado por un incumplimiento por parte del empresario de sus obligaciones en materia de riesgos laborales.

Para evitar dicha responsabilidad el empresario deberá acreditar que se han tomado todas las medidas necesarias para prevenir o evitar el riesgo y, en su caso, la concurrencia de cualquier factor que excluya o aminore la responsabilidad.

No obstante, no podrá apreciarse como elemento exonerador de la responsabilidad la culpa no temeraria del trabajador.

También debe tenerse en cuenta que, además del empresario, también pueden ser responsable civil cualquier persona con responsabilidad en materia de seguridad y salud laboral, como encargados, responsables de producción, etc.

 

Se ha considerado por parte de los Juzgados y Tribunales que existe responsabilidad por parte del empresario en, entre otros, los siguientes supuestos:

  • Cuando el trabajador no ha recibido formación e información en materia de prevención de riesgos para la realización del trabajo encomendado.
  • Cuando no se han observado las medidas de seguridad previstas en la evaluación de riesgos laborales vigente  en la empresa.
  • Cuando se proporcionan medios de seguridad inadecuados.
  • Cuando se proporcionan medios de seguridad adecuados, pero no se vigila por parte del empresario la utilización efectiva de los mismos por parte de los trabajadores.

 

Conclusión final, aunque tenga un seguro obligado por el Convenio Colectivo, disponga uno para reclamaciones civiles derivadas de accidentes y asegúrese de que la cuantía es adecuada y sobre todo haga caso a su servicio de prevención en sus recomendaciones.